De_los_Origenes_1

.

De la mirada a la matriz del grabado

Emilia de las Casas

.

Cuando alguien mira a otra persona, o dirige su mirada a un objeto, se entabla un diálogo a través de las luces y la sombra.  Ese diálogo nace y se fortalece cuando esa mirada busca en la naturaleza de las personas, de las plantas o de los animales, su esencia.

La compleja acción y ejercicio de mirar, involucra un sin fin de factores  que entran en juego con la imaginación, dando como resultado una imagen que se plasmará en la matriz de metal, madera, linóleum o piedra.

De la complejidad de esa mirada nacen con trazo contundente y vivaz —entre brillo y oscuridad— las imágenes  del quehacer artístico de Mirna Valdés, quien ha utilizado, el algodón, la seda y el papel de china como soporte para las impresiones de litografía, xilografía o linografía.

Mirna Valdés experimenta en total libertad con el material que trabaja. Combinando las técnicas del grabado, con las técnicas de  la elaboración del papel hecho a mano con diferentes fibras —que es otra de las vertientes a la cual ha dedicado también parte de su trabajo—, va conformando su obra plástica.

Expresar lo que en nosotros viene de orígenes remotos no es tarea fácil. Somos piedra y pez, fibra vegetal y célula animal. El reptil que fuimos acecha al ángel protector, la razón etérea y la terca hormona se revelan y se rebelan en las mujeres que hoy luchan por no perecer en la trivialidad mercantil. La vida, vida plena se presenta por tanto como un deber: debe vivirse.

La obra de Mirna Valdés es un grito por la vida, desprendido de esa materia que ansía la existencia, desde el origen de los que nos habla, cumpliendo ciclos fiel a sí misma. Vi a Mirna trabajando las nobles fibras por mucho tiempo, tratando de extraerles la voz, envidié las formas plasmadas por ella, en los grabados sobre madera o linóleum, quise ser animal o planta, árbol o ángel, madera roja o hilo dócil. Ella se fue a abrir surcos en otras materias, queriendo contra todo afán mercantil, hacer hablar a la fibra vegetal, solar, dadora de vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *